Gestion-logistica-cadena-suministro

Guía profesional. Gestión logística de la cadena de suministro

En la actualidad, la gestión logística ocupa un rol indispensable para el éxito de un negocio. A pesar de estar asociada generalmente con el transporte, la logística también abarca diversidad de funciones estratégicas que van desde el almacenamiento hasta la distribución, el contacto con proveedores o la gestión de almacenes, entre otras cosas.

 

Al hablar de logística, hablamos de un campo de actividad que, a nivel planetario, ha movido más de 16.000 millones de euros en 2022 y se espera que llegue a 19.000 millones en 2026. Esto representa un crecimiento del 4,4%, aun pese al complejo escenario económico internacional. Se considera que, en esa situación, las empresas que sobrevivirán y crecerán serán las que mejor se adapten a las novedades tecnológicas.

 

En este contexto, la gestión logística se enfrenta diversos desafíos orientados a hacer compatibles los escenarios de crisis con la necesidad de acelerar los procesos de transformación tecnológica. La digitalización aparece, así, como uno de los grandes objetivos dentro de la logística, a fin de poder dar respuesta a las nuevas demandas en términos de eficiencia y productividad.

 

Aspectos a tener en cuenta para mejorar la gestión logística

 

 

Tomando lo mencionado con anterioridad, uno de los grandes objetivos para las empresas es el de mejorar la gestión logística y hacerla más eficiente. Por eso, a continuación, hablaremos de los aspectos que se deben tener en cuenta para poder optimizar y mejorar la gestión logística y garantizar mejores resultados dentro de la cadena de suministro y en términos de satisfacción de los clientes.

 

 

gestión-logística

 

 

Plan logístico

 

Una de las claves para mejorar la gestión logística es la elaboración del plan logístico. De lo que se trata es de generar una estrategia a fin de analizar y gestionar las actividades logísticas que se llevan a cabo en el marco de su actividad empresarial general.

 

Para ello, se establecen en el plan distintas fases orientadas a incorporar elementos propios de cada tipo de empresa, producto y servicio. Dentro del plan, se deben establecer las metodologías logísticas que se van a desarrollar.

 

Hoy en día, algunas de las que no pueden faltar en una gestión logística adecuada incluyen la rotación de stock y las metodologías de almacén como FIFO o LIFO. También se deben tener en cuenta otras estrategias que pueden ser de utilidad como el click and collect para e-commerce, la logística omnichannel, el grupaje de mercancías y la logística inversa que mencionaremos más adelante.

 

Otro aspecto indispensable en el marco del plan logístico tiene que ver con el rol de los operadores logísticos. Estos son empresas o personas que se especializan en la gestión de procesos de la cadena de suministro de una compañía. Son proveedores de servicios logísticos a terceros cuyas funciones son asumidas de acuerdo con el tipo de operador. Para poder funcionar, deben contar con infraestructura o ser capaces de subcontratar a terceros, a fin de dar una respuesta efectiva a cada proyecto establecido en el plan logístico.

 

Optimización de almacén

 

En segunda instancia, otro de los puntos clave para la gestión logística tiene que ver con la optimización de los almacenes. Este es un aspecto decisivo, debido a que vincula la gestión del aprovisionamiento en áreas de compras y contabilidad con la gestión e inventario y la distribución de las mercancías. Por eso, su optimización es clave para el adecuado abastecimiento y la distribución de productos y mercancías.

 

Para lograr la optimización de las operaciones de almacenes, es necesario tener en cuenta algunas claves. Estas son la gestión de stock, la coordinación de departamentos, el conocimiento de la trazabilidad y la administración del espacio. Pero, además, es indispensable la adecuada elección de los procesos que se van a llevar a cabo en el marco de los almacenes.

 

Dentro de estos últimos, dos de los más recomendados son el picking y el packing. Picking, entendido como el proceso de preparación de pedidos en el almacén y la selección y reunión de los productos para organizarlos antes de proceder al empaquetado; un proceso que se va automatizando cada vez más con el paso del tiempo.

 

El packing, por su parte, refiere al empaquetado y acondicionado de los productos para que estos puedan ser trasladados. También se deben tener en cuenta otros procesos como el slotting, que consiste en la distribución de artículos entre los almacenes y al interior de los mismos.

 

Gestión de clientes

 

El tercer punto al que se debe hacer referencia en la gestión logística tiene que ver con la gestión de clientes, colocando el énfasis en el cliente en particular y en su fidelización. En la logística, el servicio al cliente se vincula con las estrategias orientadas a lograr entregas exitosas. Ello, desde garantizar que el producto esté en stock al momento de que el cliente realice una compra online, como así también que pueda llegar a tiempo y en perfectas condiciones, evitando roturas de stock.

 

La gestión de clientes, en un contexto de creciente competencia, debe ser ágil y eficaz. Hoy en día, los clientes buscan empresas que puedan garantizar entregas veloces y en buenas condiciones. Esto puede ser determinante para su decisión de compra y también para su idealización.

 

Pero, además, es indispensable destinar recursos de forma eficiente para poder dar respuesta veloz a los inconvenientes que los clientes puedan tener. La forma en que se gestionen estos problemas también incide en el bienestar y la fidelización de los clientes.

 

La gestión logística en la gestión multicliente

 

En este punto, es importante también hacer referencia a la gestión multicliente. Esto es algo que se lleva a cabo a través de softwares específicos que se encargan de la atención a múltiples clientes de manera simultánea.

 

Es una manera efectiva de gestionar la atención al cliente, dando mayor visibilidad a los servicios que son ofrecidos a este. Además, permite controlar los servicios que se realizan de forma eficaz y en tiempo real, pudiendo facturar y crear las distintas tarifas de acuerdo al caso.

 

Gestión de inventarios y preparación de pedidos

 

La gestión de inventarios y la preparación de pedidos son también aspectos muy importantes en el marco de la gestión logística. El control de inventario es el encargado de organizar los artículos para maximizar las ganancias y ofrecer un mejor servicio al cliente. Ello, reconociendo los productos de alta demanda y controlando los niveles de stock en cada momento.

 

Para que los reabastecimientos sean adecuados, algunas de las recomendaciones a tener en cuenta son las siguientes:

  • Realizar un histórico y ajustes en la historia para calcular la diferencia entre venta real de un período con venta esperada.
  • Determinar planes y eventos al tener certeza de un posible comportamiento de la demanda de productos.
  • Realizar perfiles estacionales que mejoran la precisión de los pronósticos y sus efectos en el inventario.
  • Administración de la escasez para optimizar el envío de los productos hacia las tiendas.

 

Modelos comunes de la gestión de stock

 

La gestión y control de stock son aspectos muy importantes para empresas de todos los sectores, independientemente de su volumen de ventas. Entendiendo esto, existen hoy en día distintas modalidades que se pueden implementar. Estas son:

  • ABC: Es un modelo que se basa en agrupar las distintas mercancías por grupos. Estos son establecidos teniendo en cuenta la demanda de productos.
  • Just in time: Es un modelo centrado en la demanda, especialmente en los casos en que un comercio indica que fabrica posteriormente a la realización del pedido. Así, se ahorran materiales que no van a ser utilizados y espacio en almacenamiento.
  • FIFO: Como hemos visto, cuida que los primeros productos en entrar sean los primeros en salir. Se emplea especialmente para productos perecederos.
  • LIFO: El primero en salir es el último que ha entrado. Es una modalidad que se usa para los sitios que tienen una gran cantidad de pedidos, a fin de agilizar las tareas y el recambio de mercancías.

 

Gestión de rutas logísticas y devoluciones

 

Una de las claves en términos de gestión logística tiene que ver con las rutas logísticas. Las rutas logísticas, como su nombre lo indica, hacen referencia al recorrido que un vehículo de transporte hace durante la distribución de bienes.

 

Estas deben ser planificadas teniendo en cuenta el tamaño de la empresa, el número de unidades de la flota vehicular, la cantidad de pedidos que se deben gestionar y la ubicación del centro logístico, entre otras cosas. En este apartado, los sistemas TMS mejoran drásticamente la logística.

 

Dentro de la gestión de rutas logísticas, podemos hacer referencia a dos modelos de carga: la carga completa y la carga fraccionada. Por un lado, la carga fraccionada, que hace referencia a los casos en los que el transportista puede manipular, clasificar o agrupar en base a su elección, logrando que el transporte sea lo más rentable posible y lo más sencillo para su tarea.

 

Por el contrario, la carga completa es aquella que no permite modificaciones una vez que llega al transporte.

 

logistica-gestion-cadena-suministro

 

Gestión de devoluciones

 

Por otra parte, la forma en que se gestionen las devoluciones también tiene un gran impacto en el bienestar y la fidelización de los clientes. Especialmente en el caso de la logística en e-commerce, la posibilidad de devolver artículos es algo cada vez más buscado y las empresas deben buscar la máxima eficiencia en este punto.

 

Existen buenas prácticas que se deben considerar en la gestión de devoluciones en la logística para lograr la máxima satisfacción en los clientes. Estas son:

  • Identificar el motivo de la devolución, a fin de poder organizar los flujos.
  • Reducir el coste de procesamiento de las devoluciones no anunciadas, a fin de evitar pérdidas dentro de la empresa.
  • Elegir el tiempo real para limitar el stock inmóvil, marcando el producto que el cliente desea devolver como “disponible”.
  • Optimizar procesos de control y de reincorporación de los productos devueltos al stock, cuando corresponda.
  • Fortalecer canales locales de devolución.

 

Control en tiempo real

 

Hoy en día, la gestión logística requiere de un control en tiempo real de la totalidad del proceso. De esa forma, se pueden detectar velozmente errores en el mismo y problemas que puedan requerir una respuesta ágil. Pero, además, es una forma de evaluar la manera en que se realiza el flujo de almacenes y envíos, a fin de evaluar modificaciones.

 

En este punto, la trazabilidad integral adquiere un valor indispensable en la logística. Es la que permite conocer la ubicación de los productos en todo momento, como así también dónde ha estado antes, sobre qué procesos ha pasado, qué transformaciones ha sufrido y todo lo que pueda suceder hasta el momento de llegar a manos de los clientes. La trazabilidad integral aporta los siguientes beneficios:

 

  • Transparencia
  • Control de calidad
  • Satisfacción del cliente
  • Mayor eficiencia en la cadena de suministro
  • Mejor planificación de los procesos productivos

 

En relación con lo anterior, se debe tener en cuenta la importancia de elegir y medir los KPI’s o indicadores clave de desempeño. Se trata de métricas que se emplean para sintetizar la información sobre la eficacia y la productividad de las actividades que se llevan a cabo en un negocio. Estos deben ser analizados, a fin de poder tomar mejores decisiones respecto al estado actual de un procedimiento o campaña.

 

 

Gestión multialmacén y trazabilidad

 

 

Uno de los aspectos clave en los que la trazabilidad integral es indispensable es en la gestión multialmacén. Especialmente en los casos de empresas en crecimiento, la necesidad de gestionar eficientemente varios almacenes aparece con mayor fuerza. La trazabilidad ayuda a lograr un mayor control y una buena gestión multialmacén, logrando un desarrollo coordinado, sin errores, y logrando información en tiempo real de cada uno de ellos y sus procedimientos.

 

 

Software de gestión logística

 

 

Para finalizar, una de las mejores prácticas en gestión logística tiene que ver con las ventajas que tiene un software de gestión logística. Se trata de una tecnología que aporta funcionalidades, conectores y módulos que brindan a las empresas y a los operadores logísticos, los beneficios necesarios para evolucionar en el modelo de negocio.

 

Al mismo tiempo, un software de gestión logística optimiza la totalidad de los procesos, desde los distintos puntos de la cadena de suministro hasta la gestión multicliente. Es lo que permite tratar de manera ágil y sencilla la totalidad de los puntos mencionados con anterioridad, logrando que la logística sea efectiva y que se repercuta, finalmente, no solo en un ahorro de costes, tiempo y recursos, sino también en una mayor satisfacción para los clientes.

 

En este sentido, Alier SGA es un software de gestión logística que permite unificar procesos, automatizar el picking y el packing, reducir los costos de explotación mediante la optimización de recursos, gestionar eficientemente los ratios y controlar en tiempo real la facturación, gestionar los inventarios y lograr una excelente respuesta por parte de los clientes.

 

Mediante la optimización de la gestión multicliente y la optimización de los distintos procesos en general, es una logística que brinda herramientas necesarias para aumentar la eficiencia y la productividad, como así también la gestión integral de la empresa.

5/5 - (4 votos)